Mucho más que un taller de enderezada y pintura, nuestro Centro de Colisiones está pensado para ofrecer soluciones integrales para vehículos Mazda y de otras marcas. En un espacio de 3.000 m2, contamos con una de las instalaciones más modernas de la ciudad para atender 4 áreas de trabajo especializado: enderezado, pintura, mecánica e instalación de accesorios. Estamos ubicados en el norte de Quito y damos apoyo en el área de enderezado y pintura a los puntos de servicio de Cumbayá y del Valle de los Chillos.

Recursos para Enderezado

Equipos de última generación para el estiramiento de chasís, compactos y reconstrucción de carrocerías.

Tres pistas de enderezado: mediante un sistema computarizado, es posible realizar trabajos de precisión al milímetro, sin tolerancias y en un tiempo óptimo.

Suelda de punto, spotter para sacar golpes en zonas inaccesibles y despuntadoras.

Pistolas de aplicación HVLP, suelda MIG, suelda de punto, centradores de pasaruedas y equipo de ventosas para sacar golpes sin despintar.

Pintura

  • Uso de pintura a base de agua en línea con las exigencias de calidad más altas.
  • Cabina de pintura al horno y secado. Cabina express con lámparas de calor para entrega inmediata.
  • Zonas de preparación con sistema neumático de lijado en seco y aspiración central de residuos.
  • Pistolas de aplicación HVLP de baja presión y alto volumen para asegurar un perfecto brillo y acabado.
  • Laboratorio de pintura.

Mecánica

Funcionamos como un taller de servicio completo y con capacidad para atender servicios preventivos y correctivos, así como tareas de mecánica compleja para vehículos Mazda y multimarca.

Otros Servicios

  • Recuperación de pinturas gastadas mediante pulida total.
  • Recubrimientos de tableros con el sistema MAGNA GRAFIC.
  • Retapizado y limpieza de interiores.
  • Recubrimientos de balde para camionetas (Bt-Liner).

Preguntas frecuentes sobre enderezado y pintura:

Si es compacto tardará aproximadamente 4 días. Para vehículos más grandes es necesario contar entre 6 y 7 días para este trabajo.

Te recordamos que al pulir la pintura del vehículo, se levanta la última capa de barniz que se encuentra contaminada, rayada u opaca por los rayos del sol. Es decir que cada vez que pulimos, eliminamos una capa de brillo por lo que es recomendable hacerlo solo una o dos veces al año.

Pintar dentro de una cabina permite alcanzar la temperatura indicada (60ºC) para la correcta aplicación y secado de la pintura en un tiempo más corto. De esta forma, es posible pasar al proceso de pulido después de 105 minutos de la aplicación de la pintura, lo que permite a su vez obtener el mejor acabado y brillo.

Sí, es posible. Esto se logra utilizando unas herramientas especializadas, conocidas comúnmente como “ventosas”. De esta forma, es posible corregir golpes sin afectar la superficie de la pintura en caso de que no haya sufrido daños producto del impacto.

La aplicación excesiva de pintura puede generar un efecto contrario al deseado. Esto se debe a que la pintura posee propiedades elásticas por lo que si acumulamos varias capas, la superficie se vuelve rígida. El resultado se conoce como efecto cristal, ya que la pintura se triza con facilidad por cualquier golpe.